Empiezo este artículo recordando  cuando estaba en estudiando  en NYC y me tocó vivir el 9/11, por allá por el año 2001. En ese momento me di cuenta que no somos nada y que cualquier día podemos dejar esta tierra sin nuestra decisión.

Pasaron los años y cada vez más fui perfeccionando, sobre todo madurando, la idea de salir adelante fuese con lo fuese, sorteando  altercados y murallas. Uno siempre tiene que sacar lo mejor y aprender de todas las experiencias. En todos estos años me di cuenta de como aprendí a manejar la frustración y, sobre todo, a adquirir el skill de la paciencia. Me convertí sin darme cuenta en una persona muy resiliente y eso lo maduro cada día más en medio de eventos que producen shock, como el Corona Virus, los terremotos, los atentados terroristas y muchas otras cosas. Se dice que en esta vida lo que no te mata te hace más fuerte y además que, en período de crisis, es cuando en realidad te das cuenta de cómo vas a ser o cómo podrás aportar, por ende son oportunidades súper valiosas para poder transformarse y salir de la zona de confort... Es más, es una obligación que te motiva y empuja a cambiar para convertirte en  mejor persona y aportar mucho más a esta humanidad.

En todo caso, existen diferentes teorías sobre cómo ha ido evolucionando el mundo, el cual está cambiando frente a nuestros ojos.  Darwin publicó, el 24 de noviembre de 1859, el origen de las especies, que en su quinto capítulo dice:  “Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio” . Por eso, hoy en día se habla del fenómeno  "Darwinismo #Digital” .

Esto quiere decir que las mismas empresas deben evolucionar, aprender a trabajar sí o sí de forma remota y poner a las personas en el centro. Van a tener problemas económicos, perderán clientes, tendrán menos facturación, pero lo peor está por venir y se podrá superar de diferentes  formas.

 

Otra filosofía que podemos aplicar en este momento es Antifrágil por Nassim Nicholas Taleb, que se muestra en su libro “Cómo protegerse de la incertidumbre” y donde se comenta que la antifragilidad es más que resiliencia o robustez. Lo robusto aguanta los choques y sigue igual; lo antifrágil mejora. Esta propiedad se halla detrás de todo lo que ha cambiado con el tiempo: las revoluciones, la innovación tecnológica, el éxito cultural, la supervivencia empresarial, las buenas recetas de cocina, el ascenso de ciudades, las bacterias resistentes... incluso nuestra existencia como especie".

 

Después de haber citado a estos  dos grandes visionarios, nos debemos dar cuenta que la tecnología en esta "revolución en evolución industrial" debe ser más que nunca un apoyo para las personas.  El capital más grande de una compañía, del país, de la tierra, son los seres humanos y muchas veces nos estamos olvidando de eso.

 

Es el momento preciso para que te puedes transformar y salir de tu zona de confort. Si no cambias,  te quedarás atrás mirando como evolucionan los demás.